Vegetarianismo

Fundamentos, Principios y Generalidades

Fuente:uva@ivu.org

La palabra vegetariano (vegetarian en inglés) fue acuñada por los fundadores de la Asociación Vegetariana Británica en el año 1842, y deriva de la palabra latina vegetus, que significa “completo, sano, fresco o vivaz”.

El significado original de esta palabra implica un equilibrado sentido filosófico y moral de la vida, que va mucho más lejos de una mera dieta de verduras y frutas.

El vegetarianismo es un paso esencial en pos de una sociedad mejor, y se refiere a la práctica alimentaria que evita la ingestión de todo tipo de carnes de origen animal.

-VEGETARIANO (a secas): es el término que engloba a todas las personas que en sus dietas no incluyen carnes de ningún tipo. Es interesante conocer las diferentes variantes que está palabra contiene y que podríamos clasificar del siguiente modo:

-OVO-LACTO-VEGETARIANO: además de alimentos de origen vegetal también incluye en su dieta, derivados de animal, como huevos y lácteos.

-OVO-VEGETARIANO: incluye huevos.

-LACTO-VEGETARIANO: incluye lácteos de origen animal y sus derivados.

-API: es el prefijo con que se designa a quien consume miel, y generalmente y se puede referir indistintamente a cualquiera de los grados ya descriptos más arriba, o sea que, podría ser -api-ovo-lacto-vegetariano- o api-ovo-vegetariano o -api-lacto-vegetariano o simplemente -api-vegetariano-.

-VEGETARIANO VEGANO : es quien sigue una dieta exclusivamente basada en alimentos de origen vegetal, sin excepciones de ningún tipo, excluyendo también en todo el ambito de su vida el uso de derivados de animales o de productos que hayan implicado para su fabricación o producción la explotacion y/o el sufrimiento de algún animal. No utiliza en su vida, los derivados de la matanza y/o explotación de animales, como cuero, lana, seda, cosméticos, etc., oponiéndose también a todo experimento y testeo sobre animales, rechazando además la utilización de animales para entretenimiento (zoo, circos, acuarios, rodeos, carreras, corridas de toros, etc.), dándole de este modo una especial importancia a la ética.

-CRUDÍVORO VEGETARIANO: es aquel que come todo crudo, frutas, verduras, nueces, semillas, legumbres, cereales, brotes, etc. El crudívoro no cocina o calienta las comidas, prefiere ingerir todo en su estado natural crudo, no las cocina, conservando de este modo los más valiosos atributos que poseen, cualquiera de las modalidades vegetarianas puede ser crudívora.

-FRUGÍVORO O FRUTARIANO: se alimenta exclusivamente de frutos, generalmente crudos y de época. Esta es la forma de alimentación que más se acerca a la perfección alimenticia del ser humano, tanto por su calidad energética como por la no obstaculización de la ley de evolución. Para ampliar la información sobre esta modalidad ver frugivorismo


Historia

Desde la antigüedad más remota tenemos referencias concretas de los beneficios fisicos y espirituales del vegetarianismo, nos referimos a los escritos más antiguos de la humanidad, como los referentes a la Medicina Tradicional China (más de 3000 a.C.), o a la Medicina Tradicional Ayurveda (más de 3000 a.C.), como así también a las referencias que podemos hallar en La Biblia (antiguo y nuevo testamento), y en otros libros sagrados de la humanidad, y no olvidemos la gran lista de personajes celebres de todas las épocas que han sido vegetarianos amantes de lo natural y que lo han difundido en sus tiempos.

Recién en el siglo pasado el movimiento se empezó a organizar en occidente, y en 1889 se fundó la Unión Vegetariana Federal con el fin de unir a las sociedades vegetarianas de todas las partes del mundo. El primer Congreso Mundial Vegetariano fue celebrado en Chicago, EE.UU., en 1893 al que siguieron otros en Londres, Inglaterra, en 1897, 1901 y 1905. Como resultado de las discusiones entre ciertos individuos y sociedades, la Unión Federal Vegetariana,( en 1908 y durante un congreso celebrado en Dresde, Alemania ), fue sustituida por la Unión Vegetariana Internacional, la que hoy engloba a todas las asociaciones vegetarianas del mundo.

Aquí en Argentina el movimiento vegetariano tiene una historia no muy desarrollada, debemos hacer referencia a los origenes del mismo recordando su estrecha relación con el naturismo e higienismo, en la primerra mitad del siglo xx, con la aparicion de la Asociacion Naturista de Buenos Aires, organización esta que fue precursora del movimiento en el país, lamentablemente, hoy ya disuelta…

…en fin, hoy nuevamente un grupo de vegetarianos esta tratando de unir, organizar y desarrollar el movimiento en todo el país, para este fin se funda la Unión Vegetariana Argentina, con el ánimo de ayudar a evitar el sufrimiento de los animales, promover los beneficios para la salud de la dietas basadas en vegetales y colaborar con nuestra forma de vivir a proteger el medio ambiente.
Así es que con el esfuerzo de colaboradores y asociados, se organizan diferentes tareas y proyectos de difusión, manteniendo en estos momentos gran actividad en varias áreas, entre las que podríasmos mencionar la gráfica, con la edición de una publicación especializada en el tema, la única en su tipo en el mundo de habla hispana, cumpliendo en diciembre del 2003 su tercer ciclo de existencia, un programa radial, una editorial que edita títulos relacionados con nuestra tematica, habiendo editado los primeros libros de veganismo en Argentina, tambien se cubre el área internet con la web que está viendo en este momento, y que es visitada por apróximadamente 1500 personas por día, también se coordinan varias listas de correo y se publica un Boletín Electrónico, y además se organizan eventos como los ya tradicionales Encuentros Vegetarianos de la UVA, y los varios proyectos en marcha que en breve estaremos dando a conocer.


Ética

Son las razones éticas las que llevan a muchas personas a convertirse en vegetarianas, dejando las otras razones en segundo plano. Considerar a los animales como nuestros hermanos, es sin lugar dudas una feliz decisión, digna del ser humano.
Solo con observar atentamente la vida veremos que ineficaz se torna el accionar humano en relación con el medio ambiente, ya sea por la gran matanza diaria de animales como así también por la continua y constante falta de cuidado con el entorno natural.

Si no hace falta matar para alimentarse, entonces, para que hacerlo ?
Preguntémosle a algún empedernido carnívoro si se comería a su querida mascota, seguro contestaría que no, dejando en claro el verdadero espíritu del hombre, pero seguramente no pensaría del mismo modo si se trata de algun otro animal, y que ni siquiera se tuvo que manchar las manos para quitarle la vida.
Muchos se convertirían en vegetarianos si tuvieran que matar los animales que comen, o simplemente si visitaran un matadero.
¿Cuántas personas en su vida han presenciado la matanza asesina que se realiza a diario en un matadero? Todas las personas deberían visitar estos lugares donde la muerte envuelve el hábito alimentario de nuestra sociedad. Muchos ni siquiera se dan cuenta que lo que comen, hasta hace unos momentos, era un animal con vida, un animal al que por naturaleza le estaba asignado vivir hasta morir de viejo.

El hombre no tiene, éticamente hablando, ningún derecho a terminar con la vida de criatura alguna.


Dijeron:

Mahatma Gandhi: “La grandeza de una nación y su progreso moral pueden medirse por el trato que reciben sus animales”

Pitágoras: “Cesad ¡OH mortales! de mancillar vuestros cuerpos con alimentos sacrílegos. ¿Acaso no tenéis las doradas mieses? ¿Por ventura no son infinitos los árboles cuyas ramas se doblan al peso de su regalado fruto? ¿Las cepas cargadas de uva no son vuestras? ¿No lo son igualmente mil y mil plantas exquisitas que con el fuego se ablandan y pueden servir de sabroso manjar? Pródiga la tierra de sus tesoros y agradables alimentos, os brinda un sustento que no cuenta muertes ni sangre. Sólo de animales es propio alimentarse de carne y aún no todos la usan. ¡Oh dioses! ¿Puede darse mayor delito que introducir entrañas en las propias entrañas, alimentar con avidez el cuerpo con otros cuerpos y conservar la vida dando muerte a un ser que como nosotros vive? ¿Por qué ha de ser la matanza el único medio de satisfacer vuestra insaciable gula?”

Plutarco: “Ya que afirmáis que estáis diseñados por la naturaleza para alimentaros con carnes, matad vosotros mismos todo aquello que queráis comer. Pero hacedlo con vuestras propias manos, sin ayuda de cuchillos, palos ni hachas de ningún tipo.”

Leonardo da Vinci: “En verdad es el hombre el rey de los animales, pues a todos los excede en brutalidad. Vivimos gracias a la muerte de otros. ¡Somos cementerios!” Y añadió: “Vendrá el tiempo en que los hombres considerarán la matanza de animales igual como consideran ahora la de los hombres.”


Beneficios

Los beneficios son muchos y los perjuicios ninguno, claro que siempre habrá detractores de lo natural, que buscarán argumentos seudos científicos para tratar de convencernos de que lo que nos conviene es lo artificial, lo superficial, lo complicado, lo modificado genéticamente, etc. Pero esto no es así, en lo simple y natural se encuentran las grandes verdades de la humanidad, cualquier pregunta que hagamos puede encontrar respuesta correcta en la sola observación de la Naturaleza.

Los beneficios de una alimentación vegetariana son:

  • Es completa, pues en ella abundan las albúminas, los hidratos de carbono, las grasas, las sales minerales, las vitaminas y el agua.
  • No produce putrefacciones en el intestino, con lo que evita esa importantísima causa de infecciones y toxemia.
  • Es alimentación de fuerza y resistencia, por su abundancia en hidratos de carbono (combustible muscular).
  • Deja descanso suficiente a las vísceras, puesto que no las somete al exagerado trabajo de neutralización toxica, a que las obliga la ingestión de productos animales.
  • Evita el sacrificio doloroso e innecesario de animales. La alimentación vegetariana es la base física del pensamiento puro, del dominio pasional y de la caridad de espíritu.

¿Cómo empezar?

Como en todos los aspectos de la vida, y este no es una excepción, existen varios caminos para llegar, en este caso al vegetarianismo, algunos más cortos que otros, algunos más rápidos que otros, algunos más efectivos que otros, repito, como en todo. No existe una fórmula única, sino más bien, que cada uno tiene su propia fórmula, pero sí se podría decir que en general tiene que existir un convencimiento profundo y concreto, dado por una toma de conciencia, relacionada con la vida misma.

Se puede empezar repentinamente o bien gradualmente, eso dependerá de cada individuo, se recomienda siempre consultar con un médico que conozca el tema, él aconsejará la forma ideal, según la característica de cada cuerpo y mente.

Si bien uno puede empezar por diferentes motivos como por ejemplo: por problemas de salud, por amor a los animales, por cuestiones religiosas, por razones humanitarias, o simplemente por regresar a nuestra naturaleza, se verá que cuando el cambio se efectiviza, todas estas aparentes diferentes razones, se unifican y se complementan perfectamente.

El inicio se puede acompañar con lecturas de carácter científico, religioso, medicinal, filosófico, nutricional o culinario, abundantes en esta época, las hay de fácil comprensión, y también las hay para profesionales o eruditos.

A veces resulta de gran ayuda realizar un curso de cocina vegetariana o algún estudio relacionado, también hay muy buena bibliografía sobre esto, se puede aprender a cocinar muy nutritivo y sabroso con libros o apuntes.

También es muy recomendable, si se tiene acceso, la utilización de internet, para investigar o bien contactarse con la comunidad vegetariana internacional.

Religión

Todas las grandes religiones del mundo en sus escrituras, prohíben al hombre, que mate.

Por ejemplo:

El Antiguo Testamento advierte: “no matarás” (éxodo 20:13) mandamiento que se ha desvirtuado a través del tiempo, tomándolo como que se refiere a no matar personas, cuando en realidad se refiere a no matar ningún ser vivo. Todas las religiones cristianas adhieren a este mandamiento.

En el Génesis leemos: “Y Dios dijo, He aquí que os he dado toda hierba que da simiente, que está sobre la faz de la tierra, y todo árbol en que hay fruto de árbol que da simiente, ha de seros para comer.” (cap. 1, vers. 29). “Todo lo que se mueve y vive os será para mantenimiento, así como las legumbres y hierbas os lo he dado todo. Empero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.” (cap. 9, vers.3 y 4).

En el Levítico, Moisés escribió: “Y cualquier varón de la casa de Israel o de los extranjeros que peregrinan entre ellos que comiere alguna sangre, yo pondré mi rostro contra la persona que comiere sangre y le cortaré de entre su pueblo.” (cap.17, vers. 10).

En las Profecías de Isaías se lee: “¿De qué me sirve a mí, dice el Señor, la muchedumbre de vuestras victimas? Ya me tienen fastidiado. Yo no gusto de los holocaustos de los carneros, ni de la gordura de los robustos bueyes, ni de la sangre de los becerros y corderos; y así cuando levantaréis las manos hacia mí, yo apartaré mi vista de vosotros, y cuantas más oraciones me hiciereis, tanto menos os escucharé, porque vuestras manos están llenas de sangre.” (cap. 1, vers.11 y 15). “Aquel que inmola un buey, es como el que degüella a un hombre.” (cap. 66, vers. 3).

En las Profecías de Ezequiel se lee: “Mira que mi alma no está contaminada y desde mi infancia hasta ahora no he comido cosa mortífera ni jamás ha entrado en mi boca especie alguna de carne inmunda.” (cap. 4, vers. 14).

En el Levítico leemos: “Por ley perpetua en todas nuestras generaciones y en todas nuestras moradas, no comeréis jamás ni sangre ni grasa.” (cap. 3, vers. 17).

Mahoma dijo en el Alcorán: “¡Oh hombres! Nutríos de todos los frutos de la tierra saludables y permitidos.” “Dios os veda comer animales muertos, sangre, carne de puerco y todo animal sobre el cual se haya invocado un nombre que no sea el suyo.” (capitulo 2, versículos 163 y 168). “Os ha prohibido los animales muertos y aquellos que han sido inmolados ante los ídolos, la sangre y la carne de puerco, pero aquel que por necesidad perentoria falte a esta ley, sin deseo de pecar, sabrá cuán grande es la misericordia de Dios” (capitulo 16, vers. 116). “Es Dios quien ha creado las legumbres y los árboles que crecen en vuestros jardines. él es quien ha hecho fructificar a los olivos y a los naranjos y el creador del gran número de frutos cuya forma y cuyo gusto varían hasta lo infinito.” (capitulo 6, vers. 142)

En el Bhagavad-gita (5.18), Krisna dice que la perfección espiritual comienza cuando se descubre la igualdad que existe entre todos los seres vivos. En la India, la inmortal cultura Védica nos enseña que toda vida es sagrada y que matar animales, sin ninguna necesidad, es una burda violación de las leyes de Dios. Los escritos Védicos definen al verdadero vegetariano, como aquel que no come ni carne, ni pescado, ni huevos.

Gautama el Buda, instauró la no-violencia y el vegetarianismo como los dos pasos fundamentales del camino hacia el conocimiento del Yo. Y decía a sus discípulos: “no destruyáis la vida, no toméis lo que no os den, no mintáis, evitad la embriaguez, no cometáis adulterio…”. Una vez el Buda, desacostumbrado a comer carne, enfermó gravemente cuando Chunda el herrero le convidó a comer pasteles de arroz y carne de cerdo seco que, por delicadeza, no quiso despreciar. El Budismo es una filosofía religiosa muy relacionada al vegetarianismo, y no sólo como medio de purificación, sino como consecuencia inmediata de su precepto de no destruir la vida.

En el antiguo Código de Manú (1200 años a.c.) encontramos en su libro sexto y con referencia a los deberes purificadores de los devotos: “Que coma las hierbas que se crían en la tierra o en el agua, flores, raíces y frutos producidos por árboles puros y los aceites que se forman en los frutos. Que eviten tomar miel y carne, hongos terrestres, etc.” (vers. 13 y 14).

La Iglesia Adventista del Séptimo Día, es quizá la única iglesia cristiana que en la actualidad promueve y practica, el vegetarianismo a nivel masivo entre sus fieles. Ellen White fue una de los fundadores de la Iglesia de los Adventistas del Séptimo Día. El vegetarianismo y otras enseñanzas de salud de los adventistas se deben a sus esfuerzos. Ella creía que el cuerpo humano representa el templo de Dios y por tanto no debe ser maltratado.

Fuente:uva@ivu.org

Fundamentos, Principios y Generalidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*